Youths VIP

La violencia es un fenómeno derivado de la existencia de los conflictos que afectan a todos los ámbitos de la vida.

La organización educativa, como parte de un sistema mucho mas amplio, presenta los mismos problemas que la sociedad, y la violencia y los conflictos que en ella se producen no iban a ser una excepción.

La conducta violenta es una forma de comunicación compleja, como complejo es el entramado social. La violencia es un síntoma emergente de un problema mas global y profundo, «el deterioro de la convivencia». Su prevención, siempre se verá necesitada de una actuación global de todos los agentes sociales implicados en la educación con el fin de aportar diferentes soluciones a diferentes conflictos.

En nuestra cultura el conflicto ha sido algo negativo, poco deseable y difícil de conjugar con la educación, y todas las energías se han dirigido a conseguir su corrección o exclusión, sin tener en cuenta su naturaleza evolutiva y capacidad para general cambios.

Las acciones violentas comienzan a emerger en nuestras aulas y se hace necesaria la creación de un ambiente de convivencia que resuelva los conflictos donde se encuentran involucrados todos aquellos implicados en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Escuela, Familia e Instituciones no pueden ser meros espectadores de estos fenómenos, y están condenados a intervenir en el aprendizaje de las normas y actitudes que faciliten la convivencia y el respeto al otro. En resumen, como proponía el informe Delors, «aprender a ser, a conocer, a hacer y a vivir juntos».